martes, 23 de septiembre de 2008

Gente honesta

Normalmente en las interacciones sociales (fuera de los círculos más cercanos de familia, amigos y demás) cada uno va a lo suyo. Es fácil ver como la gente sólo mira(mos) por si misma, egoístamente, sin tener en cuenta a los demás... Pero otras veces alguien nos sorprende con un algún hecho que no esperamos, un gesto de honestidad, algo que nos devuelve la esperanza en la bondad de la raza humana. Y como lo fácil es desahogarnos, quejarse y rajar de unos u otros, creo que también hay que hacer públicos estos pequeños rayos de luz con los que nos encontramos de vez en cuando.

EL otro día el subwoofer de mi homecinema cascó. El brusco retorno de la "chicha" después de un corte de luz hizo mella en ese hacedor-de-terremotos (de dos años y un día de antigüedad, lo justo para no poder echar mano de la garantía del fabricante) y, saltándose la protección del fusible (intacto), causó un shock post-traumático al equipo, provocando desde entonces un "pum!" nada agradable cada vez que intento utilizarlo.

Como el servicio técnico oficial del fabricante (JBL) está en ... Vitoria! lo lleve a Auvisa (tienda de instrumentos musicales, para los no iniciados). Auvisa no repara, pero trabaja con una gente de Barcelona, BJB ELECTRONICA S.L. que se encarga del servicio técnico. Me cobraron 30 euros, en concepto de portes y diagnóstico (algo razonable, no van a venir a Mataró a recoger tu bicho, perder un rato en el taller en probarlo y ver qué le pasa, para que luego les digas "ah, pues es igual, no lo repares que no merece..."). El caso es que días después me llamaron diciendo que lamentablemente el problema estaba en la placa del amplificador y que para arreglarlo necesitaban el esquema del circuito, algo que no proporciona el fabricante; que lo llevase al servicio oficial. La sorpresa, y razón de este ya extenso post, llegó cuando, al recoger de nuevo mi enorme y pesado aparato (pausa para risas y comentarios subidos de tono), y antes de yo decir nada, me devolvieron los 30 euros que había pagado.

Sé que es lógica la devolución del dinero, pero también sería normal quedarse con él por el tiempo dedicado. Y como lo habitual es tener que ponerse borde para conseguir algo así (si es que se consigue) y que te intenten tomar el pelo en situaciones así, te llevas una agradable sorpresa cuando las cosas pasan como debería suceder siempre.

Pues eso, un pequeño aplauso para esos profesionales con quienes a veces nos encontramos que hacen las cosas como deben hacerse, y que muchas veces pasan desapercibidos.

3 comentarios:

Charlie Hi-Hat dijo...

Sí senyor! Molt bé! plas plas plas plas plas plas plas

Dani R. dijo...

Bueno por 30 euros han conseguido publicidad gratis y reputación

Will Parker dijo...

Bueno, sospecho que más que publicidad y reputación (que sería sobreestimar seguramente el número de personas que van a leer esto en el blog de Sergio), estoy convencido de que el hombre lo hizo así porque, efectivamente, creía que así debía hacerse. No sé si eso encaja exactamente con la definición de honestidad, pero lo hace con la de coherencia, y aún con esos 30 € menos en el bolsillo, el hombre dormirá a gusto esta noche. Felices sueños.