viernes, 3 de diciembre de 2010

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va

No es la primera vez que se aleja una amistad, y no por ello la pena es menor. Decir "adiós” duele, y es peor si la elección de esa marcha nos es del todo libre, si viene dado por causas negativas, como la pérdida del trabajo y la dificultad a la hora de encontrar uno que permita seguir con la vida que llevabas. Si en su día marchó Aurélie a su Francia natal, hoy Miki y Lorena se van a Ponferrada, tierra de Lorena, a empezar una nueva vida en un lugar donde esperamos encuentren las oportunidades que aquí no han encontrado.

La música hizo que Miki y yo nos conociéramos, hace unos dos años, y ahora me viene a la cabeza la letra de esa sevillana del título de este post. Me invitó a que formase parte del grupo que estaba formando y accedí con gusto. Posteriormente se incorporó él a los Angels y enseguida encajó. Y en este tiempo, siendo tan diferentes, la confianza entre los dos ha crecido hasta convertirse en una verdadera amistad, como la que hay con mis amigos de siempre. Siempre con la música de fondo como elemento de fondo, hemos compartido mucho, ya sean vivencias, charlas superficiales o conversaciones “a corazón abierto”… y todo lo que ha conllevado estar juntos en dos bandas de rock, claro.

El hueco en la banda, terminará siendo ocupado, pero no será lo mismo: Miki no es un guitarrista que se va, es un amigo. Un buen amigo. Lorena llegó después, aunque con su alegría, su bondad y su carácter extrovertido también se ha convertido en una amiga con la que me he sentido muy a gusto y con la que he podido tener total confianza. Seguiremos en contacto, y nos veremos de tanto en tanto… pero es una pena que a las buenas personas les ocurran cosas malas; qué mundo, éste.

A pesar de todo hay que mirar con esperanza hacia el futuro y os deseo, pareja, que en el Bierzo tengáis una buena vida para vosotros, y para Gerard, permíteme Lorena: ese pequeño catalán que nacerá “ponferredeño” ;-) Ya sabéis dónde tendréis siempre un amigo y en qué nevera habrá para vosotros unas Heineken fresquitas y una pizza Buitoni.

Familia, buena suerte. Lorena, cari de mi cari, un besazo. Que tengas un buen final de embarazo, espero poder ir en unos meses a veros a los tres y celebrar la llegada de Gerard. Miki, me alegro de que estuvieras en el Ugly la noche en que viste a los Angels, que sirvió para invitarme a tu banda y que originó todo lo que ha venido después. Te echaré de menos (OS echaré de menos), porque hasta la guitarra mía llora cuando dice adiós.

3 comentarios:

Insociable Social dijo...

Tienes razón coleguilla, es muy triste decir adiós a unos amigos. Nos acostumbramos a ellos, les cogemos cariño y por desgracia muchos de ellos se van...

No los conozco, pero les deseo la mejor de las suertes.

¡Un abrazo!

miki dijo...

joer macho. llevo toda la tarde pensando que poner despues de emocionarme con tu "post", pero todo lo que pienso ya lo has puesto tu. parece que hayas mirado dentro de mi y seguidamente escrito en tu blog.
muchas gracias por todo y nos tenemos que quedar con lo bueno, nuestra amistad, que todo y ser tan diferentes hemos congeniado genial!! y por el motivo el cual marchamos...no habia otra :(
será estupendo cuando pases unas vacaciones por aquí, y nos contemos y riamos como cuando estaba en mataró!!

Lorena ya te puedes imaginar, también super emocionada con tu post, pero con la hormona elevada a la enesima potencia ;D

muchos bss amigo, y gracias por tus palabras.

ah!! y gracias INSOCIABLE SOCIAL!! ;)

stratosergio dijo...

Un gran abrazo para ti (y uno enorme para Lorena, que para rodear esa barriga...) :-)

Tú ve preparando cosas para enseñarnos, para cuando vayamos por ahí a veros!