miércoles, 19 de noviembre de 2008

C'est fini...

Pues sí, se acabó: ayer vi los últimos capítulos de la décima (última) temporada de Friends, una de las 5 mejores series de televisión que se han hecho jamás. Sé que hace años que acabó la serie, pero tenía pendiente ver la última temporada y por alguna extraña razón no me sentía motivado para verla. Hace unos días empecé, y ayer comprendí (ya lo intuía) la razón: no quería que se acabara.

Y es que ha sido una serie que ha durado 10 años y ha tratado sobre la vida de un grupo de amigos veinteañeros, mientras yo, como muchos otros espectadores, de edad parecida a la de los personajes no he podido evitar encontrar un paralelismo entre las vivencias en la ficción de esos 6 amigos y las vividas por mi. Mientras ellos vivían su vida y crecían, yo lo hacía con ellos. De alguna manera han sido amigos míos. Acabas conociendo, evidentemente, a cada personaje e identificándote con uno u otro según la situación, riendo (sobretodo) y sufriendo (también) con ellos. Es normal, al fin y al cabo a la vez que ellos desarrollaban y vivían su amistad y relaciones, yo lo hacía con las mías. Es inevitable sentirte unido a ellos mientras tu vives relaciones que empiezan y acaban, amistades que se alejan o reencuentras... además considerando que, según pienso, las relaciones de amistad que acabas por desarrollar entre los 20 y los 30 años (forjadas o no con anterioridad) son, en un alto porcentaje, las que permanecerán para siempre.

Pero al final la serie termina, lo que ha inhibido inconscientemente mis ganas de ver esta temporada (y por tanto ver acabar la serie). Y entre eso y el desenlace que ya se adivinaba desde los últimos capítulos, la verdad es que me ha dejado un poco "down". No sé si porque los últimos días me encuentro algo más susceptible que de costumbre o qué... pero el final me ha parecido inevitablemente triste: aunque la amistad entre ellos permanece, la boda de unos, el traslado de otros, el futuro profesional... hace que las cosas cambien, que dejen de ser "como antes", y que lo que te ha hecho disfrutar durante esos 10 años se ha acabado (más allá del fin de la serie en si, no sé si me explico). Vaya, que da penita.


Un voto por la amistad, una de las cosas más importantes (sino la más) de mi vida.
Chandler, Phoebe, Joey, Ross, Monica, Rachel... I'll be there for you.

7 comentarios:

arcadnoe dijo...

Hola Tu o abuelo como prefieras. Si no te importa meto baza, sólo 2 comentarios. En primer lugar, creo que no comprendo el sentido romántico de decir que no la veías porque no querías que se acabará. Será porque tengo la idea de que uno no quiere que se acaben las cosas porque quiere seguir disfrutando de ellas. Si dejas de disfrutar de ellas, en tu caso voluntariamente, ¿no equivale a que se acabe? en fin una reflexión algo enrevesada pero espero que se entienda. Y por último, aunque me gusto mucho la serie, al principio (no he visto las últimas temporadas) nunca me senti identificada con los personajes ni sus vivencias, tal vez fuera por la diferencia de edad ya que cuando empezó a mi la veintena me quedaba lejos (o almenos eso pensaba) y cuando la alcance... bueno digamos que... ellos también crecieron y los veintipocos no son lo mismo que los veintimuchos (en algun caso ya los treinta) o tal vez fuera por las diferencias culturales, que pese a que no disten mucho haberlas haylas. Nos vemos.

stratosergio dijo...

Hola Arca. Omitiendo tu primera frase respondo a tus dos comentarios:
Respecto al primero, en parte tienes razón, ya que es algo irracional, pero sí con cierto sentido: al no verla para no acabarla dejé de disfrutarla, pero seguía estando la ilusión de reaundarla algún día (al acabarla dejas de disfrutarla igual, pero además eliminas la ilusión). Es como después de comerte una caja de bombones te dejas el último para otro momento: irracional pero con cierto sentido romántico. Aún así no eres la primera persona que no comprende esta actitud (muy propia de mi) que admito... rara.
Y respecto al segundo, bueno, también a mi me quedan (quedaban, snif!) algo mayores los personajes, pero lo suficientemente cercanos como para identificarme.
Ala, nos vemos.

Dani R. dijo...

Jeje, lo de dejar el ultimo bombon en la caja encaja con el peculiar (en el sentido más positivo de la palabra) romaticismo de stratosergio, sin duda.

Creo que siempre (en el sentido más amplio de la palabra) podremos recurrir a Friends para reir y recordar nuestros twenties.

Puji dijo...

Aquesta sèrie serà inmortal

stratosergio dijo...

Dani: jeje. De todas maneras esa "peculiaridad" mía (con lo del bombón) choca con mi máxima: "no dejes para mañana lo que puedas comer hoy", que es la parte con la que me identifico con el tragón de Joey :-)

Puji i Dani: guardo todos los capítulos en CDs y DVDs. En mis archivadores está inmortalizada.

silperse www.catalanet.cat dijo...

Friends...qué serie...hemos crecido y "madurado" (lo poco que hemos madurado) con ésta serie...para reir y disfrutar de la amistad...siempre está allí en el DVD para animarte y hacerte reir...

Espero que nohagas comparaciones con lo del final, bodas y mudanzas...verdad?!?! Estamos muy cerca!!!! ;)

stratosergio dijo...

Silperse, jeje, no lo comparaba para nada. Cuento con veros lo mismo (como mínimo). Me refería solo a la serie.